El turismo colaborativo está cada vez más presente entre los jóvenes universitarios

Son ellos, los jóvenes de hoy en día los que están ayudando claramente a que se fragüe la consolidación de un nuevo modelo en constante cambio. Con esta evolución imparable nos referimos a un vuelco en nuestros valores, formas de interactuar, y, de compra y venta, entre otros. El nuevo modelo reclama a su vez que las empresas tradicionales, y las universidades se vayan adaptando paulatinamente a este nuevo paradigma que ya ha llegado para quedarse.

Turismo colaborativo

“Ser o no ser, esa es la cuestión”, decía Shakespeare en Hamlet. Para los jóvenes de hoy en día está claro que es más importante ser que tener, crear que imitar, romper que continuar. Para qué comprarse una casa si podemos disponer de varias en diferentes sitios. Para qué por lo tanto comprar, tener y acaparar objetos que se quedan obsoletos rápidamente, si podemos compartir y cambiarlos constantemente. Esa parece ser la cuestión de la generación juvenil de nuestros días: intercambios constantes en tantas facetas de la vida que les hacen estar siempre al día.

El turismo colaborativo motivado por la movilidad Séneca

Básicamente lo que se viene llamando “turismo colaborativo”, no es más que una readaptación a nuestros tiempos del trueque de toda la vida. Solamente que ahora en vez de intercambiar leche por lana, se tiende a ceder nuestra vivienda habitual por otra, eso sí, por un periodo limitado de tiempo normalmente.

Un ejemplo de este tipo de turismo en auge y, que puede darse con frecuencia entre la comunidad estudiantil son las visitas a nuestros amigos que están de Séneca en otra ciudad española. Queremos pasar un fin de semana largo en la ciudad de Granada, por el atractivo que tiene para los estudiantes con el espacio y la libertad de sentirnos como en nuestro piso. Pues bien, alternativas como estas están ganando cada vez más terreno y parece ser una de las tendencias que se están imponiendo en los últimos tiempos.

Nuevos horizontes para la industria turística en España

Y no solamente eso sino que, este tipo de turismo colaborativo puede verse como un nuevo motor económico que brinda oportunidades de renovación al turismo tradicional de toda la vida. Tratándose así, de un nicho de trabajo futuro para los jóvenes, como ya se pudo poner de relieve el pasado mes de julio en este Primer Foro Internacional titulado, “Tendencias y Talento para el avance de la economía turística española”. En este foro participó Taleb Rifai, Secretario General de la Organización Mundial del Turismo (OMT), y que habló claramente de la importancia que tiene invertir en una educación especializada en las demandas del mercado, de este modo: “Hay una brecha entre la educación y las necesidades reales del sector y hay que apostar por quienes contribuyen a disminuir esa fisura ofreciendo programas innovadores. Cuando conectamos la educación con el turismo estamos uniendo dos fuerzas que pueden hacer de este mundo un lugar mejor. Sin desarrollo del capital humano no seremos sostenibles como industria”.

El turismo colaborativo se está convirtiendo en ese modelo innovador que parece suplir muchas de las necesidades de nuestra sociedad actual. En concreto, las necesidades de nuestros jóvenes, tanto en el disfrute de los servicios comentados en el artículo, como en la creación de otras oportunidades laborales relacionadas directamente con este trueque turístico 2.0.

Image Credits: Shutterstock / This Is Me

Entradas relacionadas

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies