¿Se debe implementar la educación emocional en el sistema educativo?

0
educación emocional en las aulas

Desde 2015, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo  Económicos) está investigando y comprobando la necesidad de la educación emocional en niños y jóvenes, así como promoviendo políticas y guías para su implantación en los centros.

Según un  informe de 2020 de la UNESCO (Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la  Cultura), incluir habilidades socioemocionales en los programas de formación docentes ayuda a  abordar el estrés e impulsan las habilidades emocionales y sociales en el aula.

Idiena, Instituto de Inteligencia Emocional y Neurociencia Aplicada, ha realizado el I Estudio a nivel nacional de Educación Emocional en los Colegios en España. Según los datos extraídos, el 94% de los docentes afirman que mejorarían en su trabajo con los alumnos si tuvieran formación en educación emocional.

El 73% de los encuestados añade que la importancia de formación en competencias emocionales es mucho más importante ahora que antes de la pandemia.

En sus encuestas, los directores de los centros escolares apuntan que esta formación sería muy beneficiosa para los alumnos. El 55% de los encuestados creen que la inteligencia emocional puede  reducir mucho el acoso escolar, y el 100% entre bastante y mucho.

Asimismo, el 100% de los directivos asegura que mejoraría la motivación y el gusto de los alumnos por aprender, el rendimiento escolar y los prepararía para el mundo laboral; además el 68% cree que mejorarían  como personas, un 66% manifiesta que mejoraría la relación entre los alumnos y el 55% piensa que disminuiría el acoso escolar.

Los alumnos suspenden en empatía

Según los educadores, los alumnos suspenden en empatía, una competencia emocional que es la base y soporte de otras como la comunicación, la escucha activa y el trabajo en equipo. Sin embargo, cuando se les pregunta por las competencias emocionales más importantes para los alumnos el 36% dicen que es la autoestima, el 32% se decanta por el autocontrol y otro 32% por la comunicación.

Si se les pregunta por las suyas propias, para los docentes, el primer lugar lo ocupa la comunicación (88%), el segundo lugar la autoestima (73%) y el tercer lugar el optimismo (71%); a las que siguen  trabajo en equipo (69%), flexibilidad (67%), autocontrol (66%) y resiliencia (64%).

Este estudio realizado por Idiena es de la primera encuesta a nivel nacional que se realiza en este  campo, cuya necesidad se ha incrementado por la situación que el Covid-19 ha supuesto tanto para  la sociedad en general como para los centros educativos en particular, que han tenido que hacer un  gran esfuerzo para dar la mejor respuesta posible a alumnos, padres y madres.

Las encuestas se han realizado entre febrero y abril de 2021 y la muestra obtenida es representativa  de toda España; han participado 109 colegios (12 públicos, 22 privados y 75 concertados), 44  directores de centros escolares y 557 docentes.

“Hemos obtenido una colaboración única en la  historia, que nos ha permitido analizar y obtener unos resultados sobre el sector de altísimo valor,  tanto para el propio colectivo docente como para la sociedad en general (padres y madres,  autoridades públicas)”, asegura Michael José Belzunce, presidente de Idiena.

La importancia de formar en educación emocional

Tanto el informe final como el análisis de resultados han sido realizados por un equipo de doctores investigadores especializados en Inteligencia Emocional y otras disciplinas, apoyando así y siguiendo  la línea de rigurosidad científica propia de Idiena. La muestra ha contestado a una encuesta  detallada con un 95% de nivel de confianza y un 5% de margen de error.

“Los datos son muy significativos y ayudan en la toma de futuras decisiones. Ahora queremos hacer  llegar este estudio y sus conclusiones a todo el sector educativo y a la sociedad, haciéndoles partícipes de la importancia de incluir la educación emocional en el sistema educativo. Una  necesidad que se ha acentuado con la pandemia.”, afirma Michael José Belzunce.

” Las principales barreras que encuentra el sistema  son las distintas legislaciones de las comunidades autónomas, una escasa sensibilidad hacia el concepto, la falta de formación del claustro, las dificultades de implementación en los programas educativos y la ausencia de un modelo de referencia que sea estable”, concluye.

Actualmente, no existen estadísticas oficiales en España sobre cuántos colegios imparten educación emocional. Según las estimaciones de Idiena, solo el 5% de los centros las incluyen en sus programas. La Comunidad de Canarias es la excepción en la educación pública con un inicio piloto  en algunos centros de primaria que se inició en 2014. También se encuentran algunas iniciativas  puestas en marcha por centros privados apoyados por la Fundación Botín.

Image Credits: Eric Ward on Unsplash