España, en el top 10 de Libertad de Enseñanza

Se ha presentado en la Universitat Abat Oliba CEU el Índice de Libertad de Enseñanza

Se ha presentado en la Universitat Abat Oliba CEU el ‘Índice de Libertad de Enseñanza. Correlación con una selección de indicadores
Foto: Shutterstock.com

España se sitúa en el décimo puesto mundial en lo que respecta al respeto y promoción de la Libertad de Enseñanza. Es la posición que ocupa en el Índice de ‘Libertad de Enseñanza. Correlación con una serie de indicadores’, que elabora OIDEL, ONG con sede en Ginebra y estatuto consultivo ante las Naciones Unidas, UNESCO y el Consejo de Europa.

El policy officer de OIDEL, Ignasi Grau i Callizo, se ha encargado de presentar las cifras del informe de 2018 –el anterior era de 2016-, en un acto celebrado en la Universitat Abat Oliba CEU. Respecto a la buena puntuación que el sistema educativo español obtiene dentro de los indicadores del informe de OIDEL, el ponente ha observado que “aunque todo es mejorable, en España hay una situación de reconocimiento bastante positivo de la Libertad de Enseñanza”.

Grau ha descrito cuáles son los indicadores que OIDEL emplea para medir el grado de desarrollo de la Libertad de Enseñanza. Son los siguientes: posibilidad legal de crear y gestionar escuelas no gubernamentales, tasa neta de escolarización, tasa de escolarización en escuelas no gubernamentales y financiación pública de escuelas no gubernamentales.

Respecto a esto último, cabe señalar que, según se deduce de las cifras del informe, “lo anormal es no financiar escuelas privadas”. De los 136 países analizados, el 74% financia de alguna manera a la escuela privada. Y si centramos la mirada en la región educativa UNESCO en la que se encuadra España (Europa y Norteamérica), esta proporción asciende al 81%.

Los países que mejor puntúan en el índice son Irlanda, Países Bajos y Bélgica. En Países Bajos, por ejemplo, la obligatoriedad de financiar la escuela privada incluye los gastos de inversión y es una “cuestión no discutida”. Aprecia Grau que en los países del norte de Europa, el tema de la Libertad de Enseñanza no genera ningún tipo de polémica, al contrario que en los del sur, en los que la cuestión “está muy politizada, seguramente por la identificación que se hace entre Libertad de Enseñanza y escuela católica”.

Durante su exposición, Grau ha tenido ocasión de dar opinión sobre el “home-schooling”. Para este especialista, esta fórmula funciona bien como síntoma sobre el desarrollo de la Libertad de Enseñanza, ya que es revelador del grado de confianza que tiene el Estado en sus ciudadanos.

En términos globales, el Índice aprecia un avance de la Libertad de Enseñanza en el mundo. El término de comparación lo establece en 2002, año en el que se publicó el primer Índice. La región que ha tenido el mayor crecimiento ha sido África, mientras que en la que ha habido menor crecimiento ha sido en los Estados Árabes. La región Europa – Norte América era la región con más libertad de enseñanza en 2002, y así sigue siendo. Los países que más han ampliado sus libertades educativas desde 2002 son Eslovaquia, Israel, Angola y Perú.

La novedad del Índice de 2018 es que establecía correlaciones entre los niveles de desarrollo de la Libertad de Enseñanza y otros factores como la democracia y la gobernanza, la cohesión social, la calidad de la enseñanza y las finanzas del Estado. Respecto a estos tres últimos, las cifras demuestran que no se puede argumentar que la Libertad de Enseñanza vaya en su perjuicio. En lo que respecta al desarrollo democrático y la buena gobernanza, el Índice evidencia que “en países donde la democracia y la libertad son fuertes, la Libertad de Enseñanza es fuerte”. La idea fundamental que ha presidido la exposición de Grau ha sido que “la Libertad de Enseñanza no es una cuestión de gasto público, sino de voluntad política”.

Financiación y libertad de enseñanza

Una parte de la investigación se centra en la financiación a las escuelas no-gubernamentales. La financiación de las escuelas no-gubernamentales es esencial para garantizar que esta libertad sea accesible a todos los ciudadanos y no solo a aquellos que tienen los recursos. Entre los países analizados el 74% de los países proporcionan algún tipo de ayuda a estas escuelas. Las regiones donde la financiación de escuelas no-gubernamentales es más baja es África y Estados Árabes.

El 81% de los países de la región Europa y Norte-América disponen de sistemas de financiación a las escuelas no gubernamentales y solo el 19% no otorga ninguna financiación a estas escuelas. El 17% de los países financian los salarios de los profesores, los costes de funcionamiento y los costes de inversión, entre ellos Holanda y Bélgica. España está entre el 33% de los países que financian los salarios de los profesores y los costes de funcionamiento.

Otra de las críticas habituales a la libertad de enseñanza es el efecto negativo que tiene sobre la calidad de enseñanza. Con el objetivo de verificar si realmente tiene un efecto el estudio compara el Índice de Libertad de Enseñanza con PISA. Este cruce de datos muestra que libertad de enseñanza tiene un impacto leve como variable explicatoria de la calidad de enseñanza, que en cualquier caso es positiva. En cualquier caso, no se puede afirmar que la libertad de enseñanza tenga un efecto negativo en la calidad de enseñanza.

Entradas relacionadas

Hacer un comentario

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies