Siete consejos para afrontar el primer año de carrera

La incorporación a la Universidad es un momento clave en la vida de un estudiante, ya que supone haber llegado a una meta, se trata de la culminación de todo un proyecto que una persona se había propuesto hace años, es por tanto, un momento de alegría y enhorabuena. Para toda la familia es una gran satisfacción ver este logro conseguido y se encuentran orgullosos, es un momento de felicidad compartida y de enhorabuena.

Al mismo tiempo, se pone fin a una importante etapa, pues se ha superado toda la educación obligatoria y el bachillerato, todo un reto que ha culminado en la selectividad. También para otros, que han accedido a través de un ciclo formativo de grado superior o por la prueba de acceso supone haber llegado a una meta. Sin embargo, el cierre de esta etapa supone la apertura de una nueva, un apasionante reto. En este artículo nos proponemos aportar algunos consejos para quienes afrontan su primer año en la Universidad.

Decía Peters que la educación es el autobús que se toma para ir al trabajo. Cuando iniciamos una carrera universitaria tenemos como expectativa que esta formación nos lleve al empleo, sin embargo, la motivación de ir a la Universidad no debe ser únicamente la formación para un empleo, la experiencia de estudiar en la Universidad debe ser mucho más, de ahí nuestro primer consejo.

primer día universidad primer curso universidad Ana Cobos COPOE

1. Vive la experiencia universitaria

Tómate tu paso por la Universidad como una experiencia vital. Intenta pasar por la Universidad y que la Universidad pase por ti. Implícate viviendo intensamente la experiencia y compagina el estudio con las actividades complementarias que ofrece la Universidad tanto culturales, deportivas o de voluntariado. Si te implicas en actividades más allá del estudio obtendrás aprendizajes que te servirán igualmente para toda tu vida y también para el desempeño profesional.

2. Haz una red de amistades

Comenzar una carrera universitaria supone adentrarse en un mundo profesional y eso debes cuidarlo. Desde el momento que te incorpores a tu primera clase procura establecer relaciones con tus compañeros y compañeras y además cuida de ellas a lo largo de toda tu carrera, porque te aseguro que a lo largo de toda tu vida volverás a tener contacto con muchos de ellos, algunos serán tus jefes o quizás seas tú la jefa de algunos, puede que compañeros en un trabajo compartiendo empresa o bien asociados y rivales ante una oposición o puesto concreto… Por todo ello, es conveniente que cuides esta red de amistades y de compañeros/as para siempre. Asimismo, te adelanto que en la Universidad conocerás a alguna de las grandes amistades de tu vida o incluso algún gran amor. No te lo pierdas.

3. La salida no está en la carrera, sino en ti

Como orientadora me han preguntado en innumerables ocasiones por las salidas de las carreras, sobre si hay unas carreras que tienen mejor inserción laboral que otras. Mi respuesta es siempre la misma: “la salida de una carrera no está en la carrera sino en ti”. Dos personas que estudian lo mismo, sentadas una al lado de otra, con el mismo profesorado, libros y recursos pueden tener vidas laborales muy diferentes. Se puede dar el caso de que una pueda ejercer su profesión de forma brillante y que su compañero de al lado no la ejerza jamás. Luego la diferencia no está en qué carrera han estudiado sino en cómo la han estudiado y en la capacidad de cada persona de implicarse e integrar esos estudios en el propio proyecto de vida.

4. Sigue tu proyecto de vida

“Sigue tu proyecto de vida”, no hay mejor consejo que pueda darte. Tus estudios universitarios formarán una parte muy importante de tu vida y debes ponerlos al servicio del proyecto de tu vida. Reflexiona sobre quién eres, cómo eres, qué te hace feliz: tipos de actividades y entornos personales y profesionales, tu ocio, tus pasiones, debilidades, fortalezas, cualidades, limitaciones… Integra todo y ve haciendo el ejercicio de proyectarte en tu “yo del futuro” y ve construyéndote, construyéndolo con cariño y con reflexión. Aparta de tu vida las cosas y personas que no te ayuden a crecer y sigue adelante por tu camino. No te dejes llevar por modas (ya sabes que hay estudios que se ponen de moda) ni elijas una profesión por el prestigio social, pues tendrás que dedicarle muchas horas de tu vida y no te va a hacer feliz. Piensa en las actividades que realiza un profesional de la práctica en ese ámbito profesional, habla con ellos y ellas y conoce a fondo la profesión simultáneamente, mientras te formas en la universidad. Escucha a tus familiares y valora las opiniones de las personas de tu entorno más personal, no olvides que te quieren y te van a dar los mejores consejos, pero al final, decide por ti misma, decide por ti mismo, es tu responsabilidad, tanto la de acertar con la profesión como la de equivocarte, es tu vida, tu proyecto profesional es intrínseco a tu proyecto de vida y esa responsabilidad no la puedes delegar en nadie. Si quieres un consejo para acertar: busca las respuestas dentro de ti, obsérvate y toma decisiones con la cabeza, pero sin contradecir al corazón.

5. Esta no es la carrera que yo quería

Sí, es posible que tu calificación no haya hecho posible que entres en la carrera que querías y que el destino te haya llevado a comenzar unos estudios por los que, en principio, no sientes una gran pasión. Ante ello, tienes dos opciones: pasarte todo el curso sufriendo la frustración con amargura y pensando en volver a intentarlo, o bien aprovechar la oportunidad que el destino te ha dado de poder conocer unos estudios y que estos te gusten. Son muchos los casos en que un estudiante se enamora de unos estudios cuando los conoce sin haber sabido a priori que estos podrían siquiera interesarle. También es frecuente el caso inverso, es decir, alguien que comienza unos estudios con una idea idealizada y más adelante se encuentra con unos contenidos que, en realidad no le interesan.

Casi el 100% de los universitarios consiguen plaza en alguna de las tres primeras opciones. Si te encuentras estudiando una segunda opción, mi consejo es que intentes disfrutar la experiencia y obtener el máximo rendimiento de la misma. No mires estos estudios desde la frustración por no haber conseguido entrar en otros, sino al contrario, míralos buscando lo más positivo que tienen y lo que más puede aportarte, ya te digo que son muchos los casos en que se produce ese enamoramiento. Como dice el profesor Miguel Ángel Santos, “si no puedes hacer lo que amas, ama lo que haces”.

6. Planifica tu estudio

No todo es amor, en la Universidad hay que estudiar y mucho. Es muy importante que organices tu estudio desde la primera clase. Los atracones de los últimos días en época de exámenes no te van a servir de mucho. Presta atención en cada clase, ve siguiendo a cada profesor o profesora, pregunta lo que no entiendas y vete a casa cada día con la sensación de haber aprovechado la clase. Después planifica tu estudio de modo que puedas desarrollar tu trabajo en casa a la par del que se desarrolla en clase, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy y que no se te acumule el trabajo.

Recurre a fichas, resúmenes, esquemas…, es muy importante que organices la documentación y los contenidos de forma que puedas memorizarlos y desarrollarlos en los exámenes, pero ya sabes, con organización y poco a poco, comprendiendo y con un sistema de recuperación (tanto de la información en sí, como en tu memoria) bien planificado.

7. No te saltes clases

Del consejo anterior se deduce que obviamente, no debes saltarte clases, pero como dice Matías Prats en un anuncio televisivo: “perdona que insista”. En la Universidad gran parte de la vida se hace en las cafeterías como ya sabemos, pero ten cuidado y no te dejes tentar pues en la cafetería te va a ser difícil llevar al día cualquier asignatura. Además de la cafetería te surgirán muchas tentaciones para saltarte clases, pero no te conviene, te aseguro que faltar a las clases es el primer paso para abandonar una carrera. Faltar a clase supone perder el hilo de la asignatura y después, cuando queremos llamar a Ariadna, nos encontramos que tiene el teléfono fuera de cobertura y ya no podemos recuperar el hilo.

Y como consejo colofón: Disfruta                                         

Si, disfruta, disfruta y disfruta. Disfruta del estudio, de llevar el trabajo al día, de comprender cada clase, de las actividades culturales, de los deportes, de las cervezas y del café, de las fiestas universitarias, de los viajes de estudios, de los Erasmus y programas europeos, del amor, de la amistad, del compañerismo, de la admiración por los grandes profesores y profesoras que sin duda te marcarán…

Disfruta desde el comienzo de adentrarte en un mundo profesional al que podrás aportar mucho, de formarte muy bien, de implicarte a fondo, y de poder devolver a la sociedad lo que esta ha invertido en ti. Vive tu experiencia en la universidad con compromiso, intensidad e implicación. Enhorabuena y confía en ti, te traerá suerte.

Artículo de Ana Cobos, Orientadora del IES Ben Gabirol de Málaga, Presidenta de COPOE y Profesora de la Universidad de Málaga

Entradas relacionadas

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies