Uno de cada tres niños fracasa en el colegio por problemas de visión

0

revisión vista niños

Entre los 6 y los 12 años se produce la madurez del sistema visual en los niños, de tal forma que si no se consolida una visión eficaz puede afectar al rendimiento escolar. El Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía ha puesto en marcha una campaña de educación visual en niños y niñas de entre 6 y 12 años que llegará a más de 500 centros de Educación Primaria de Andalucía, y que también tendrá presencia en los cerca de 1.700 establecimientos sanitarios de óptica de toda esta comunidad.

Y es que uno de cada tres casos de fracaso escolar puede deberse a problemas de visión en los niños. Esto ha llevado al Colegio andaluz a ofrecer a padres y educadores de alumnos de Primaria una serie de pistas y consejos para poder detectar problemas de visión en menores y a educar a los alumnos para que adquieran buenos hábitos de estudio y entretenimiento con el fin de lograr una buena salud visual.

Blanca Fernández, presidenta del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía, explica que “muchas veces los padres y los educadores no tienen conocimiento de que ese bajo rendimiento en el colegio o esas malas notas pueden estar provocados por deficiencias visuales, que hacen que el alumno encuentre dificultades a la hora de visualizar la pizarra o seguir la clase”. “Es muy importante que un óptico-optometrista revise, al menos una vez al año, la visión de los niños, con el fin de evitar estos posibles problemas que pueden perjudicar al menor en el proceso de aprendizaje de una etapa esencial como es la de Primaria”.

Atentos si…

  • Se queja de problemas para ver bien lo que se escribe o proyecta en la pizarra o en la televisión.
  • Desvía un ojo y/o se queja de visión doble constante o intermitente.
  • Cuando realiza actividades de cerca ve doble o borroso
  • Falta de interés por la lectura o pérdida del hilo de la lectura.
  • El niño al leer sigue el texto con el dedo, mueve mucho la cabeza o la tuerce.
  • Giros extraños de las palabras y dificultad para recordar lo que ha leído.
  • Las letras o los signos se juntan, se confunden, se invierten o mezcla las sílabas al leer.
  • Falta o baja comprensión de la lectura para su edad.
  • Omite o añade palabras al leer y/o se salta de renglón.
  • Cejas fruncidas, parpadeo excesivo u otras deformaciones faciales cuando lee.
  • Fatiga constante, nerviosismo o irritabilidad después de una tarea de cerca.
  • Se tuerce al escribir y/o se sale mucho al colorear.
  • Inclina, gira o ladea la cabeza o la espalda al fijar la vista en alguna actividad.
  • Dolores de cabeza frontales, náuseas o mareos por la tarde o después de realizar una tarea de cerca.
  • Sensibilidad exagerada a la luz.

Image Credits: Shutterstock.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here