Los jóvenes se cansan de emprender

El 73,6% de los jóvenes españoles de 16 a 29 años prefieren el empleo por cuenta ajena frente a la posibilidad de emprender y tener su propio negocio.

Por el contrario, sólo un 11,5% prefieren trabajar por cuenta propia y un 10,4% también tiene esta preferencia pero no se cierra la posibilidad de trabajar por cuenta ajena como plan alternativo. En definitiva, hay una preferencia clarísima por el trabajo como empleado que se manifiesta en su mayor expresión cuando el 50% de los jóvenes afirma que esa es su única opción en el caso de que se pudiera elegir.

Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio “Jóvenes y empleo, desde su propia mirada” realizado por Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAD. La investigación analiza –a través de una encuesta personal a 2.013 jóvenes de 16 a 29 años- las expectativas, necesidades y deseos de los jóvenes en relación a su formación y a sus perspectivas de incorporación al mercado laboral.

El estudio analiza también diferentes aspectos que tienen que ver con el emprendimiento, desde las preferencias al respecto hasta los motivos, obstáculos, dificultades, expectativas y demandas generales en torno al autoempleo.

estudiantes dobles grados

Motivos para emprender

Los principales motivos que aluden los jóvenes para trabajar por cuenta ajena (ya sea como opción exclusiva o preferente) giran en torno a la seguridad y estabilidad, fundamentalmente económica. Entre ellos se encuentran la búsqueda de la “estabilidad” y “seguridad” que tanto se anhela (un 52% prefiere trabajar por cuenta ajena por este motivo) o de un “sueldo fijo” (un 70% elige también esta opción). No hay que descartar otros motivos, como la sensación —generalmente muy real— de menor dedicación de un empleo por cuenta ajena (horarios fijos, el 33%) o la protección de las coberturas sociales a este tipo de trabajadores (27%).

Mientras que la orientación de los jóvenes que prefieren emprender se debe principalmente a la búsqueda de la “autonomía e independencia” (63,3% lo afirma), para “trabajar en lo que realmente prefiere” (36,8%) o por elegir el “lugar y tiempo de trabajo” (25,9%), entre las más relevantes. Los jóvenes que tienen estudios superiores tienden a estar más abiertos a las diferentes posibilidades, y entre ellos son mayores los porcentajes que, de forma principal o subsidiaria, aceptarían ser autónomos.

Más allá de los matices, un 53% de los jóvenes nunca ha pensado real y seriamente en la posibilidad de poner un negocio, mientras casi el 24% dice que lo ha pensado, pero que es una opción que no le interesa. Por el contrario,  un 21% de los jóvenes tiene un negocio, está en proceso de tenerlo o tiene predisposición a ello. Una proporción reseñable sobre la que asentar, desarrollar y expandir las políticas de emprendimiento.

 

SI HABLAMOS DE CREAR UNA EMPRESA O UN NEGOCIO PROPIO, ¿CUÁL DE LAS SIGUIENTES FRASES DESCRIBEN MEJOR TU SITUACIÓN? %
Nunca has pensado en poner un negocio 53
Sí, lo he pensado pero es una opción que no me interesa 23,7
Estás pensando en poner un negocio, pero todavía no has dado ningún paso 17,5
Estás haciendo gestiones para poner un negocio propio 1,2
Empezaste a hacer gestiones para montar un negocio pero lo has dejado 0,8
Tienes un negocio desde hace más de tres años 1,3
Tienes un negocio propio que has montado en los últimos tres años y todavía está activo 1,8
Tuviste un negocio propio pero fracasó 0,4
Tuviste un negocio propio pero lo cerraste, vendiste o traspasaste 0,2

A las motivaciones personales anteriores se suman las dificultades propias e inherentes a este tipo de actividad. El principal obstáculo considerado por los jóvenes es el acceso a la financiación  (73,9%), seguido por los impuestos y tasas (49,3%) o los numerosos y complejos trámites necesarios (33,8%).

PRINCIPALES OBSTÁCULOS A LA HORA DE PONER EN MARCHA UN NEGOCIO (respuesta múltiple) % JÓVENES QUE MENCIONAN
La financiación 73,9
No sé por dónde empezar 25,4
Hay demasiados trámites 33,8
La inicial falta de clientes 14,4
Los impuestos, tasas, seguros sociales, etc. 49,3
La falta de confianza en los jóvenes 12,5
La oposición de tu entorno 4,9
El contexto socioeconómico 16,5
No encuentro ningún obstáculo 2,5

Son el mismo tipo de trabas, probablemente, que podrían plantear exactamente  quienes ya se han arriesgado a desarrollar una actividad propia. Y precisamente son el tipo de acciones destinadas a facilitar estas iniciativas de acceso a un empleo propio es lo que más se demanda: reducir las cargas impositivas y fiscales (53,5%), facilitar el acceso a la financiación (36,7%) o mejorar ayudas y subvenciones (35,2%), entre las más importantes.

Entradas relacionadas

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR